Ellas viajan

Entradas por etiqueta

TRESBRUJAS VIAJA AL FESTIVAL ENTRELIBROS

El pasado mes de octubre tuvo lugar en Miami un acontecimiento importante: se celebró ENTRELIBROS, festival del libro en español que inicia su andadura en EEUU.  Organizado por las incansables mujeres que forman Imago por las Artes, el Festival Entrelibros supuso un espacio de encuentro para la comunidad latina alrededor de la literatura hispanoamericana, una oportunidad para celebrar la diversidad y la belleza de nuestra lengua.

Nuestra bruja Lara Meana viajó a Miami como invitada especial del Festival, con el apoyo de Acción Cultural Española (AC/E), para dar una conferencia, participar en diversas mesas redondas, impartir talleres, hacer de librera y leer en voz alta para las familias.

Durante cuatro días, el Museo Coral Gables acogió una programación intensa: talleres, conciertos y lecturas, a los que acudieron niños y niñas de distintos centros escolares y multitud de familias que, tras asistir a las actividades, podían pasarse por la feria donde estaban a la venta libros de doce editoriales españolas y latinoamericanas. Para las personas interesadas en profundizar en los entresijos de la publicación de la literatura infantil, el Festival ofrecía también mesas redondas con editores y otros especialistas en la materia, como Antonio Orlando Rodríguez y Sergio Andricaín, de la Fundación Cuatrogatos.

El Museo también acogía, durante el mes de octubre, Cuentos de ayer, de hoy y siempre, una interesante exposición de la trayectoria de la editorial Ekaré desde su fundación en 1980, con ilustraciones originales de muchas de sus obras publicadas.

En el Festival estaban, precisamente, algunas de las editoriales que apoyaron desde el principio Rutas de lectura (A buen paso, Ekaré, Juventud, Libros del Zorro Rojo) y otras que formarán parte de nuestra nueva guía Ellas Viajan: Cocobooks, Diego Pun y Takatuka.
También pudimos conocer dos editoriales que nos interesaron especialmente: la puertorriqueña Destellos y la mexicana Leetra.

Lara y Arianna entrelibros

Sobre estas líneas: Lara Meana, del Equipo TresBrujas, y Arianna Squilloni, de la Editorial A buen paso

Imagen de cabecera: Lara Meana, realizando una lectura compartida con alumnado de Educación Infantil

 


Presentación en la Facultad del Profesorado y Educación

EV Póster

En el marco de los Vº ITINERARIOS CIENTÍFICO CULTURALES, organizados por la Universidad de Oviedo para el curso 23-24, el miércoles 29 de noviembre, a las 17’30h., tendremos el placer de presentar el proyecto Rutas de Lectura y su nueva propuesta de Guía: Ellas Viajan.

Dentro de la trayectoria general de Rutas de Lectura, que selecciona títulos,  metodologías y acciones de lectura compartida con la infancia, nace la nueva guía Ellas Viajan, impulsada por la necesidad de destacar obras de autoría femenina que abarquen todos los ámbitos del conocimiento y contribuyan a la renovación de referentes en las bibliotecas, especialmente escolares, en clave de igualdad.

Desde este objetivo de dar relevancia a las mujeres como referentes literarios y vitales, impulsando la transmisión en primera persona de sus experiencias en múltiples campos, abordamos tanto los saberes tradicionalmente asumidos como propios de la mujer como aquellos reclamados por las nuevas generaciones: ciencia y crianza, filosofía y cuidados, economía y expresión artística… Los itinerarios se organizan en torno a álbumes ilustrados, por su capacidad para comunicar contenidos profundos y relevantes mediante un lenguaje artístico y accesible a personas de todas las edades, y se amplían con una variada oferta de informativos.

La presentación será realizada por Beatriz Sanjuán, especialista en promoción de la lectura y literatura infantil, y Lara Meana, librera y mediadora de lectura, creadoras del proyecto.

Lugar: Salón de Grados de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación. C/ Aniceto Sela, s/n. Oviedo

Fecha y hora: miércoles, 29 de noviembre, a las 17’30h.

 


PRESENTACIÓN DE “ELLAS VIAJAN” EN LA REVISTA FULL DE LECTURA

Reproducimos, con permiso de la Fundació pel Llibre i la Lectura, el artículo  de presentación del proyecto Rutas de Lectura, publicado en el número 1 de su Revista. En él abordamos las líneas de selección que guían nuestro trabajo en la actualidad: Ellas Viajan. Agradecemos su invitación a participar y esperamos continuar colaborando en el ámbito que nos une. Puede consultarse el texto en valenciano, en su página web: https://fulldelectura.com/rutes-de-lectura-las-tres-brujas/

Enigmas ImagenIlustración de Alicia Varela para “Ellas Viajan”

Mayo de 2022.

Siempre me gustó viajar cuando el trigo verdea. La planicie, sedienta el resto del año, luce con orgullo su color brillante y sus atrevidas manchas de flores.

Hoy yo quiero vestir con la misma frescura esta ventana que nos ofrece Full de lectura. Quiero mostrar en ella un campo deseable, una trayectoria digna de recorrer. Preparar, con ese inocente anzuelo, nuevos encuentros en el camino.

Porque Rutas de Lectura es, exactamente, un camino donde encontrarse. Un proyecto de lectura compartida que el Equipo TresBrujas inauguró hace ya casi diez años y que se encuentra siempre disponible gracias a su formato web. Allí se puede consultar y descargar, de manera libre y gratuita, la Guía para la Comunicación en el aula, así como nuevos materiales y títulos que van conformando la propuesta en curso, Ellas Viajan.

El punto de partida son siempre los libros, las historias y la literatura oral, pero privilegiamos la utilización del álbum ilustrado como género que proporciona una gran cantidad de recursos para desarrollar las competencias lectoras y literarias en todos los niveles educativos. Por la brevedad de sus textos, integra las distintas situaciones de evolución lectora que conviven entre el alumnado, permitiendo la participación de cada quien desde su punto de vista. Por la variedad de lenguajes, estructuras y códigos comunicativos que emplea -textuales, icónicos, secuenciales y artísticos- supone un modo de lectura más rico que nos permite abordar cuestiones de la educación literaria -complejidad de los personajes, diversidad en las estructuras narrativas, profundización de los temas tratados, uso de figuras retóricas- que resultan más difíciles de comprender y aplicar para nuestros alumnos en obras narrativas de mayor longitud.  Por último, el tratamiento de temas complejos, de gran sensibilidad, que abordan problemáticas sociales y personales, permite una conversación fluida y activa que nos hace reflexionar a propósito de la realidad en que vivimos.

Las propuestas se despliegan en torno a la conversación literaria y seleccionamos para ello el método “Dime”, de Aidan Chambers, tanto por su sencillez como por su profunda transformación del espacio educativo. Dime parte de cuatro preguntas fundamentales que conectan nuestra experiencia vital con las lecturas que realizamos:  lo que nos gusta y lo que no nos gusta de la obra –aquello que sabemos o creemos saber de modo directo, intuitivo-, las dudas que nos genera el texto y las conexiones o patrones de relación con otras obras y saberes, que forman parte de nuestro intertexto lector.

Durante la lectura compartida surgen nuevos interrogantes, porque abrimos un proceso en el que necesitamos comprender. “¿Por qué los autores utilizaron esta técnica o estructura? ¿Cómo era la época en que vivió este personaje? ¿Existe una continuación de la historia?…” El método Dime se amplía con las llamadas “preguntas especiales”, de las que Chambers ofrece un gran número de ejemplos que pueden servirnos de guía. Son, sin embargo, preguntas que cada grupo decide y aborda de modo diferente, porque no van encaminadas a una comprensión standard del texto, al hallazgo de respuestas correctas decididas de antemano. Definen en realidad nuestra relación con la obra, nuestra experiencia de lectura como grupo y como individuos que forman parte de una comunidad concreta.

No nos extrañará, por tanto, que nos lleven en direcciones distintas, según las experiencias y necesidades expresadas. Es la esencia del trabajo por proyectos, donde una serie de problemas y objetivos relevantes mueven al grupo a informarse y organizar una investigación, plasmando los resultado en un producto concreto. Rosa Piquín será nuestra referente en este campo que bien domina. Por nuestra parte, haremos hincapié en las acciones de índole creativa que forman parte de dichos proyectos, porque son las que mejor permiten plasmar las vivencias del alumnado, con independencia de su nivel curricular. Dividiremos estas actividades de creación en tres tipos, para abordarlas con mayor claridad: lingüísticas, plásticas y corporales; pero haremos hincapié en lo beneficiosa que resulta la relación constante entre unas y otras, pues son sólo facetas diversas de un mismo acto de comunicación. Es al integrarse unas con otras cuando alcanzan todo su potencial y dan cabida a la diversidad del grupo que las utiliza.

En esta búsqueda de diversidad, de un respeto por identidades plurales que puedan convivir en igualdad, el proyecto se expande actualmente bajo el título de “Ellas viajan”, trazando un recorrido por los viajes -interiores y geográficos- que realizan las creadoras y protagonistas de los libros seleccionados.  Así, pretendemos fortalecer la imagen de las mujeres, poniendo en valor sus saberes, sus conocimientos, su capacidad de adaptación y su resiliencia, herramientas que han empleado de manera constante para salirse de los estrechos márgenes que la sociedad les ha impuesto a lo largo de la Historia.

Las actividades propuestas buscan recuperar ámbitos cotidianos como la tradición oral, las historias y recetas familiares o los juegos de calle, al mismo tiempo que otras conquistas que reciben mayor consideración social, como pueden ser la creación artística o la investigación sobre mujeres relevantes en la historia y la ciencia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La situación creada por la pandemia ha dado lugar a un proyecto de lectura en espacios públicos al aire libre, para llenarlos de contenido y comunidad: la exposición “Ellas viajan”, con imágenes originales de la ilustradora Alicia Varela. Mediante diez paneles colocados en distintos puntos de las localidades participantes, se diseña un recorrido por diez obras literarias escritas y/o ilustradas por mujeres, a partir de las cuales se enhebran propuestas para conversar, jugar y crear colectivamente en familia. Las lecturas no están dirigidas específicamente a la infancia, sino que han sido elegidas por su universalidad, su referencia a experiencias emancipadoras de mujeres fuertes que buscan su lugar en el mundo y por apelar a los intereses de todos los públicos.  Los libros seleccionados tratan de temáticas variadas: empoderamiento, migración, cohesión familiar, capacidad de transformación del entorno, investigación científica, filosofía, poesía, tradición oral… Aunque se presentan entretejidos en el conjunto, toman protagonismo en los diferentes títulos, de la siguiente manera:

Malacatú, de María Pascual de la Torre, es perfecto para abrir la ruta por las palabras, a través del folklore que nos acompaña desde antes del nacimiento. Enigmas, de Beatriz Martín Vidal, retoma los cuentos tradicionales y el viaje del héroe, que no presenta diferencias de género a nivel simbólico por más que los distintos autores que los han versionado hayan añadido elementos propios de su época y su estilo particular. Abecedario del cuerpo imaginado, de Mar Benegas y Guridi, nos ofrece la oportunidad de apropiarnos de esa voz poética y artística, mientras Yo, persona, del maravilloso equipo Wonder Ponder, nos la ofrece como materia filosófica del más alto nivel.

La jardinera, de Sarah Stewart y David Small, repite protagonismo -ya formaba parte de la Ruta 2: Elementos de la comunicación- y lo hace por buenas razones. Un estudio de la obra nos permite ver cómo los hechos históricos que narra son inseparables de las historias personales de sus personajes y creadores, que precisan la luz de los pequeños actos de amor para combatir la inevitable oscuridad.

Sofía viaja a la Antártida, de Alison Lester, es nuestro billete a la exploración científica. Hemos unido este título a un blog que se nos antoja imprescindible: Mujeres con ciencia, de la Universidad de Navarra, dedicado difundir la contribución de la mujer a los distintos campos del conocimiento, especialmente en ciencias y tecnología.

En Dibujo de una ciudad, de Teju Behan, y Las visitas de Nani, de Karishma Chugani Nankani, las autoras lo son al mismo tiempo de las obras y de los desafíos vitales que narran. Teju, nacida en una aldea donde las mujeres no tiene permitido desarrollar carreras profesionales, nos cuenta en primera persona la libertad que el arte le proporciona, no solo para su trayectoria personal sino para los sueños de todas las mujeres que representa en sus dibujos. Por su parte Nani, la abuela de Karishma, mantendrá los cimientos de su extensa familia a lo largo y ancho del globo tan firmes como si nunca hubiesen abandonado su lugar de origen, a la vez que integra la pluralidad de los países donde se van asentando sus hijos y nietos.

En Migrantes, Issa Watanabe, nos cuenta el periplo de un grupo de animales que huyen. Cargados con sus posesiones más preciadas, dejan atrás un bosque sin hojas para cruzar un mar oscuro e impredecible, con la esperanza de llegar a un lugar mejor.

El círculo se cierra y comienza de nuevo con Warszawa, una obra colectiva enhebrada por Grazka Lange en la que veintiséis relatos breves, acompañados de otras tantas colecciones, fotografiadas en páginas desplegables, componen su retrato de la capital polaca, presente, pasada y futura. Nos reconocemos en el otro, en su vida cotidiana y sus recuerdos, y estrechamos los lazos entre generaciones.

El viaje de lecturas nos reúne, una vez más. Y desde aquí lanzamos invitación a quienes deseen acompañarnos en cualquiera de sus tramos.

Beatriz Sanjuán y Lara Meana

Las imágenes de cabecera, correspondientes a los números 0 y 1 de la Revisa FULL de Lectura, son obra de las ilustradoras Aitana Carrasco Inglés y Luna Pan. La fotografía del panel de inicio de la ruta “Ellas Viajan”, instalada en Villaviciosa, es de Roberto Molero.


ELLAS VIAJAN. LAVIANA

Cartel Pola de Laviana 16-4

El próximo 16 de abril se inaugura en Pola de Laviana la Ruta de Lectura “Ellas viajan”, con una actividad de cuentos, cantos y creaciones destinada a público familiar (niñas y niños a partir de cinco años, acompañados de un adulto). La sesión estará a cargo de Beatriz Sanjuán y Lara Meana, autoras del proyecto.

“Ellas viajan” forma parte de los Circuitos Culturales ‘Asturies En Rede’ en los que participa el Ayuntamiento de Laviana. Ofrece un itinerario con diez puntos de lectura y propuestas creativas para todas las edades, basado en otros tantos álbumes ilustrados realizados por mujeres, con temáticas en torno al viaje, real o interior, de sus protagonistas.

Los carteles con imágenes originales de la ilustradora Alicia Varela, así como el lote de obras que los inspiran, se exhibirán en las diferentes localidades del concejo en fechas que se anunciarán próximamente. De este modo el Área de Cultura pretende impulsar el encuentro intergeneracional en torno a experiencias artísticas que fomenten la igualdad, el conocimiento de diferentes tradiciones y la práctica de variados modos de expresión.

La actividad inaugural tendrá lugar en el Kiosco de la música de Pola de Laviana, a las 17’30 del viernes. Se precisa inscripción previa en la Oficina Joven (CIDAN) 985 60 25 25 Ext. 2. En caso de lluvia se trasladará a la Casa de la Cultura.


¡MALACATÚ! PÁGINAS DE GUARDA

 

¡Malacatú!

María Pascual de la Torre

A buen paso, 2018

Si hay un álbum que permite mostrar todo el poder que despliega la literatura infantil, dando cabida en su lectura tanto al niño como al adulto, ése es ¡Malacatú!. Sobre un texto del folklore que despierta tanto nuestra memoria afectiva como lingüística, María Pascual construye una escena cotidiana, doméstica. Y sin abandonarla,  convoca la participación del cuerpo para un acto de recreación similar al de los juegos de calle: un ritual en el que la infancia se apropia del mundo mediante fórmulas que lo contienen y transforman.

En muchas actividades y formaciones, las Brujas insistimos en subrayar la importancia que han ido adquiriendo las páginas de guarda en el desarrollo del libro-álbum. Cuidado con la rana nos ofrecía un ejemplo perfecto, con ese “bosque negro como la boca del lobo” al que regresamos temerosos en cada amenaza que se cierne sobre la encantadora Desazón Zozobra y que nos sorprende al cerrar de manera impecable  una desconcertante secuencia final.

María Pascual de la Torre ha sabido exprimir con la misma pericia las posibilidades de este elemento en su obra ¡Malacatú! Cada vez que abro este libro, una apacible cocina familiar nos recibe en nombre de sus personajes, desplegándose a la vez como campo de batalla y como representación de sus puntos de vista. En mi primera lectura compartida fue fácil bautizar al niño de flequillo indomable que ocupaba con sus juguetes la parte izquierda “del ring”, ya que uno de los asistentes lucía similar peinado y se prestó al juego. Nuestro protagonista se llamó Mario. La antagonista, que pronto se instaló al otro lado de la línea de simetría creada por el centro de la doble página, no podía ser otra que mamá, intentando defender el orden y limpieza de un espacio –y un tiempo- que ella también desea disfrutar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Acaso no hemos vivido todos este conflicto natural entre la infancia absorta en el juego y el adulto que cuida y previene?

A partir de un cepillo de dientes que actúa como arma simbólica, tan bien utilizada que ni el más torpe podría quedarse en la conclusión de que es un libro para impulsar la salud bucodental, la magia se desencadena. Jitanjáforas y hechizos desatan nuestra lengua. Palabras cultas y populares, antiguas y modernas, científicas e inventadas. Qué les importa a los pequeños, mientras reflejen lo que sienten, lo que desean comunicar. Y con qué naturalidad se suma a ellas esta madre, inmersa en la tarea siempre renovada de nombrar la realidad, aprehenderla y otorgarla en herencia.

¿Queréis asistir a este teatro, esta canción, este cuento, esta película? Vamos sólo a leerlo en voz alta, sin añadir apenas nada, y volvemos otro día a esta propuesta inagotable.

Felices, felices palabras

 


WARSZAWA. VIAJAR EN LA MEMORIA

WARSZAWA

WARSZAWA.

Grazka Lange

Media Vaca, 2015

Tomo el libro, cuadrado y pequeño, en mis manos. Lo sostengo con cariño, su tacto me resulta agradable. Es uno de los favoritos de mi estantería y descansa junto a otros de la misma editorial que guardo como pequeños tesoros.

Cuando lo abro pienso en las cajas de lata donde nuestras abuelas guardaban los botones. De eso trata: de las colecciones de objetos corrientes que acaban contando nuestra historia, la de nuestras familias y lugares de origen. Varsovia me parece tan cercana cuando me reconozco en estos bellos ejercicios de memoria…

El volumen presenta 28 relatos breves de distintos autores y autoras, cada uno con su correspondiente página desplegable a la derecha. En la parte visible de ésta podemos contemplar contenedores domésticos de materiales diversos: desde la tradicional caja de puros de La Habana hasta los envejecidos estuches de cuero que conservaban objetos de afeitado o de escritura. No importa: el contenido original ha sido reemplazado por acumulaciones de otras cosas, útiles o no, que avivan nuestros recuerdos. Cabos de lápiz, esferas de reloj, sellos de Correos, mechones de pelo, tapones de botella… Quién no tuvo uno de esos cofres de las maravillas o se asomó a los que conservaban sus familiares. Viajamos al pasado a través de estas narraciones de lo cotidiano y nos acompaña el eco de los pasos sobre la calle empedrada, el aroma de dulces elaborados con humildes ingredientes, la sombra del atardecer en los desvanes…

En esta tarde de encierro emprendo el camino de la nostalgia, dispuesta a encontrarme con otras voces que entonan melodías hermanas a lo largo y ancho del planeta. Aquí, al pie de la escalera, despliego mi atadillo de cuentos, mis muñecas de papel y mis pocillos de barro, y aguzo el oído por si cantan en la calle:

A tu puerta hemos llegado

cuatrocientos en cuadrilla.

Si quieres que te cantemos,

saca cuatrocientas sillas.

Escalera

Fotografías: Roberto Molero

Más información sobre el libro: https://www.mediavaca.com/es/mi-hermosa-ciudad/warszawa


ELLAS VIAJAN. 8 DE MARZO

imagenweb

Ellas viajan. A menudo con pasitos pequeños, lejos de los focos prendidos sobre las travesías mediáticas. Hoy sueltan amarras desde Villaviciosa, sin más puerto que nuestra voz y mirada, en fecha significativa: 8 de marzo.

Ellas viajan se amplía como proyecto de dinamización lectora y creación con voz de mujer, para reivindicar la relación en familia con lo literario. Parte de una selección de obras ilustradas que componen un recorrido referencial en torno al ámbito de la igualdad y la participación.

Es invitación a lo colectivo, al arte y la palabra a pie de calle. Y mientras preparamos la instalación de paneles en los cuatro ayuntamientos asturianos que han seleccionado el proyecto entre la oferta disponible para el circuito literario asturiano del 2021, podéis asomaros a los títulos seleccionados y a las primeras imágenes de Alicia Varela, a través de este pequeño vídeo:

Esperamos, como siempre, encontraros en la ruta. Seguimos leyendo, contando, trabajando. Contigo.

Beatriz y Lara

PD: Próximamente os mostraremos las localizaciones en Tapia de Casariego, Lastres y Pola de Laviana


AL FINAL

En 2010, enamoradas de este álbum de lectura inagotable, lo incorporamos a nuestras bibliotecas y programas con un puesto destacado. En la reseña que publicamos en el número 181 de Educación y Biblioteca[1] subrayábamos su capacidad para impulsar a quienes participaban de su lectura compartida a experimentar el proceso de descubrimiento y renovación del significado. Esa cualidad cobra más sentido que nunca en el contexto de la selección “Ellas viajan”, ya que el breve y pulido texto de Nanclares desencadena nuestra capacidad de generar universos ficcionales en prácticamente cualquier formato de expresión artística.

final_brieva_nanclares

Al final

Silvia Nanclares y Miguel Brieva

Madrid: Kókinos 2010

(A partir de 5 años)

 

En este libro encontrarás instrucciones precisas para internarte en mundos de imaginación delirante: los de sus autores, por supuesto, que funden su creatividad de manera que los conceptos de escritor e ilustrador no actúan de modo independiente; los de la cultura que los rodea, que forma parte de ellos sin uniformarlos e incorpora cientos de referentes artísticos al viaje; y los del propio lector, que crecen página a página hasta volar en direcciones no previstas.

Pero no te equivoques: la realidad está más presente de lo que parece. La realidad cotidiana de los niños-llave, las macrociudades, la sociedad capitalista. Brieva no abandona las claves que le han otorgado su personalidad característica en obras como Dinero sino que, curiosamente, las hace más pertinentes y menos ingenuas en su discurso para la infancia. Kókinos, una de las editoriales que el público identifica más rápidamente con los libros para niños, se arriesga y acierta con una propuesta madura: un camino que no es cuento ni poema ni cómic donde, entre otras muchas cosas, se pueden ensayar mil trucos contra las trampas de la publicidad, del conformismo y de la “adultez”, en fantásticas imágenes creadas para la lectura sin control y a cualquier edad.

Al final no tiene fin. Tal vez sea porque no es una respuesta cerrada para salvar la tierra, sino un testimonio de los sueños de supervivencia y felicidad con que los seres humanos creemos hacerla girar.

Beatriz Sanjuán

 

[1] Todos los números accesibles en el Repositorio Documental Gredos (Universidad de Salamanca). La reseña que reproducimos en esta entrada puede consultarse en https://gredos.usal.es/bitstream/handle/10366/108900/EB23_181.pdf;jsessionid=1DBB457919056700ECAF4347A0560E70?sequence=1


La jardinera. Sarah Stewart. Ed. Ekaré.

LA JARDINERA

ekare-sur-david-small-la-jardinera-sarah-stewart-a

Queridos lectores:

Me siento a escribiros bajo esas nubes, ya de otoño, que prometen agua a los campos. Estuve con vosotros, grandes y pequeños, en las I JORNADAS DE RUTAS DE LECTURA y hablamos de emociones. No, no de aquellas que viven disecadas en un catálogo escolar, sino de las que nacen de forma espontánea al compartir una historia, al dejar que sus páginas nos lleven a nuestra propia vida y a las cosas que nos importan.

Hubo risas, canciones, muchos ojos atentos y también sorprendidos. Hubo cuentos de antaño, lecturas de siempre y para siempre. Y entre todas ellas, hubo un lazo que quiero compartir aquí, en esta carta, como hago a veces con mis amigos: un regalo de palabras bajo la protección de un sello.

Hace unos años, La jardinera era para mí un libro pequeño y agradable que solía olvidar en la estantería cuando salía a la calle con mi carrito de biblioteca. Me gustaba la narración en género epistolar, la protagonista tranquila y paciente, el valor cotidiano que permite a los niños sobrevivir a las grandes crisis sin renunciar al futuro… pero me faltaba algo. En realidad, me faltaban muchas cosas, conexiones que me trajo el tiempo cuando, igual que la pequeña Lydia Gracia, ejercí el arte de sembrar y cuidar lo sembrado.

Llegó el tiempo de Rutas. Años de trazar itinerarios de lectura, de libros que conducen a otros libros, se plasmaron en este proyecto. En él coincidimos con personas de muy distintas edades y profesiones, para quienes el álbum ilustrado era especial. Y una de ellas me dijo: “Es uno de los pocos libros que no puedo leer sin una lágrima”. Y entonces me llegó, por fin, en su formato original. No aquel de tapa blanda y reducido tamaño que yo conocía. Ahora podía sumergirme en sus ilustraciones como si fueran escenas de una película; leía las cartas en medio de esas ilustraciones, como pausadas postales; me iba llenando de luz a través del viaje.

ekare-sur-david-small-la-jardinera-sarah-stewart-b

El libro me eligió; pero el amor aún estaba por llegar.

Un día saqué de la biblioteca pública una novela gráfica dramática y autobiográfica: Stitches. A lo largo de sus viñetas en blanco y negro, de fuertes claroscuros y líneas angulosas, asistí a una infancia marcada por el desamor y la enfermedad. Sufrí por un niño que no encuentra su lugar en el mundo, pues los brazos de su madre, que deberían ser su primer refugio, jamás lo acogen. En las últimas páginas huí con él de aquel entorno desgraciado.

Sólo en los agradecimientos finales -ese texto que nadie lee, que es casi una dedicatoria personal- llegué a la total reparación: la vida continúa más allá de esa “a medias ficción” y el autor se encuentra a sí mismo en una relación cómplice y libre al mismo tiempo, la que establece con su mujer, Sarah Stewart. El nombre resuena en mi interior. El volumen que tengo entre mis manos es una obra de David Small. Por fin cada trazo, cada profundo significado de La jardinera, llega verdaderamente hasta mí.

Unos puntos suspensivos representan un silencio en medio de las cartas. En ésta anticipan el final, pero también el espacio para un continuará. Al contar esta experiencia de lectura en las Jornadas he revivido mis emociones y he invitado a otros a comprenderlas.

La tarde se escapa. Lanzo mi mensaje al abismo de los buzones, aunque sean digitales. Queridos lectores: qué riesgo delicioso, escribir esas palabras.

Felices cuentos. Felices encuentros.

Con cariño os escribe:

Beatriz

 


DIBUJO DE UNA CIUDAD

_var_www_vhosts_librerias-picasso.com_httpdocs_es_imagenes_9788415_978841535749

Dibujo de una ciudad.

Tejubehan.

Thule

Cierra los ojos. El aroma del papel es una alfombra voladora. Extiende tus manos para iniciar el viaje, deja que las yemas de tus dedos descubran la diferencia entre este libro y los demás. Escucha el rumor de las páginas, la suave fortaleza de sus alas: hay muchas voces ocultas en este objeto, mensajes que te buscan incluso antes de abrir tus sentidos a la imagen y al texto.

El camino ha sido más difícil de lo que imaginas. Esta historia es real y presente, como una carta manuscrita en tu buzón. Una carta de Teju, la autora.

“Me llaman Teju. Aquí es donde estoy, soy una niña de aldea.”

Una niña de aldea que se enfrenta al hambre y al bosque, al trabajo duro, a la pobreza. Que no debe cantar en público. No debe aprender a dibujar. Porque en la vida que le está destinada, sus sueños sólo pueden transformarse en oraciones.

Pero no es un milagro el que pone a su alcance primero la música y después la pluma y el papel. Es simplemente una persona que cree en ella como igual:

“Entonces Ganeshbhai me dice: <<¿Por qué no pruebas?>>

Es como magia. Me siento en un lugar con pluma y papel y mi mano se mueve sola. Líneas, puntos, más líneas y más puntos y ya tienes un dibujo. Puedo darle vida a cosas que he visto y he conocido y también a cosas que imagino. Incluso puedo mezclarlas.

He viajado durante toda mi vida, buscándome la vida, pero esto es un camino nuevo. Colma mi corazón.”

Unknown

Todos los libros nos transportan al interior de sus creadores. Sus miradas, sus sentimientos, sus palabras, se hacen nuestros a través de los personajes, aunque todo lo que cuenten pertenezca a otra época o sea completamente inventado.

Pero aquí, como sucede en una carta personal, no hay apenas distancia entre la mano que dibuja, su sencilla descripción de los hechos, y el final que se materializa entre nuestros dedos. No se trata solamente de la veracidad palpable en las palabras y los dibujos de Teju. Libros como éste existen gracias a proyectos como Tara Books, una pequeña editorial independiente de la India que no descuida ningún detalle de ese proceso de transmisión: Como ellos mismos declaran, “buscamos combinar la estética y la política, sin una pesada carga de pedagogía de manual, y recuperar la belleza con relevancia social. (…) Concretamente, estamos interesados en explorar modos de mirar, representar y pensar, especialmente de los individuos y tradiciones que han sido ignorados o relegados. (…) Realizamos talleres, investigación y documentación en torno a la pedagogía crítica, el arte indígena y popular, la lectura y la educación artística, la paz y los estudios de género.”

Todo esto es lo que perciben mis sentidos cuando les llega Dibujo de una ciudad. Y me doy tiempo para ello, como Teju:

“En este punto dejo descansar la pluma un momento. Hay tiempo para decidir.”

 

 


Página 1 de 212

Descarga la guía

  • thumbnail_formacion

Buscar

Experiencias de lectura

  • thumbnail_formacion

Noticias

  • thumbnail_formacion

Formación

  • thumbnail_formacion

Material descargable

  • w_fichasdescarg_p

Navega por las rutas

  • widget_navega

Ellas Viajan

  • imagenweb_villa